Otra coincidencia Nietzsche-Heidegger

Estándar

sábado, 2 de noviembre de 2013

Otra coincidencia Nietzsche-Heidegger

Los socialistas reprochan a los liberales el pensamiento único: todos los pueblos bajo la misma cultura y bajo el mismo imperio económico. ¿Pero acaso no es el socialismo actual un pensamiento único?, ¿acaso no es un internacionalismo y un universalismo? Estas tendencias unilaterales no son nuevas, están implícitas en la historia de Europa desde Platón y desde el cristianismo. Para el liberalismo y el socialismo, la historia de Europa tiene un final feliz en la panacea del progreso tecnológico. Para Nietzsche y Heidegger la historia de Europa es decadencia que empieza en Platón y en el cristianismo y termina en unas sociedades tecnológicas y democráticas. La democracia como decadencia y nihilismo está presente en ambos autores. Los textos son los siguientes:
“Europa quiere agarrarse todavía a la “democracia” y no quiere aprender a ver que esta sería su muerte histórica. La democracia es, como Nietzsche vio claramente, una variedad de nihilismo, es decir, la devaluación de los más altos valores” GA 43: Nietzsche: Der Wille zur Macht als Kunst, 183
“Hoy es para mí una cuestión decisiva como podría coordinarse un sistema político con la época técnica actual y cuál podría ser. No conozco respuesta a esta pregunta. No estoy convencido de que sea la democracia (Ich bin nicht überzeucht, dass es die Demokratie is)“ GA 16: Veröffentliche Schriften 1910-1976, Klostermann, 668. La autoafirmación de la Universidad alemana, Tecnos, 68-69
“Nosotros los que somos de otra creencia-, nosotros los que consideramos el movimiento democrático no meramente como una forma de decadencia de la organización política, sino como forma de decadencia, esto es, de empequeñecimiento, del hombre, como su mediocrización y como su rebajamiento de valor, ¿a dónde tendremos que acudir nosotros con nuestras esperanzas? – A nuevos filósofos, no queda otra elección; a espíritus suficientemente fuertes y originarios como para empujar hacia valoraciones contrapuestas y para transvalorar, para invertir “valores eternos”; a precursores, a hombres del futuro, que aten en el presente la coacción y el nudo, que coaccionen la voluntad de milenios a seguir nuevas vías. Para enseñar al hombre que el futuro del hombre es voluntad suya, que depende de una voluntad humana, y para preparar grandes riesgos y ensayos globales de disciplina y selección destinados a acabar con aquel horrible dominio del absurdo y del azar que hasta ahora se ha llamado “historia” – el absurdo del “número máximo”” Nietzsche, Más allá del bien y del mal, § 203
“Toda elevación del tipo “hombre” ha sido hasta ahora obra de una sociedad aristocrática – y así lo seguirá siendo siempre” Nietzsche, Más allá del bien y del mal, § 257
                El semestre de invierno de 1936/1937 Heidegger impartió un curso titulado Nietzsche. Der Wille zur Macht. La publicación de esta obra en 1961 sufrió una serie de cambios. Algunas partes fueron aumentadas y otras suprimidas. Entre las suprimidas, se encuentra el texto contra la democracia que hemos reproducido. El texto vuelve a salir a la luz con la publicación del curso original de 1936/1937 en GA 43.
                El fin-culminación de la historia en Fukuyama y los liberales es la muerte de la historia en Heidegger. La historia muere cuando el gran hermano de la técnica moderna es el que toma las decisiones. Dicho de otra manera: la historia muere cuando la libertad muere. Que la democracia es una variedad de nihilismo significa que es una forma de olvido del ser y, por tanto, una forma de decadencia. El alejamiento de los dioses crea el vacío en el que nos movemos. Los dioses han huido. ¿No somos nosotros los que hemos huido de ellos?
                La coincidencia con Nietzsche está señalada por Heidegger en el mismo texto (“como Nietzsche vio claramente”). Democracia es una variedad de nihilismo. ¿Qué variedad?: el nihilismo pasivo que resulta de la devaluación de los valores aristocráticos clásicos.
                Hay que tener en cuenta que las críticas de Heidegger a Nietzsche estaban empezando. El texto habla todavía en lenguaje nietzscheano admitiendo la transvaloración. No creo que esta justificación a través de los valores la mantuviera después de su profundización sobre Nietzsche. De hecho, en los años siguientes, habla contra los valores.
                En Nietzsche no hay ninguna duda. Su postura es radicalmente aristocrática. En Heidegger tampoco hay duda de que en los años 30 mantuvo una postura no democrática. A tenor de lo que dice en la entrevista a Der Spiegel, a partir de la guerra, cabe la duda.
Todo fluye
Eugenio Gil
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s