EL HEROE Y LA EXCELENCIA, por eugenio gil borjabad

Estándar

EL HEROE Y LA EXCELENCIA…………………..eugenio gil borjabad
***************************************************************************

“Todas las cosas grandes son arriesgadas” (Platon, República, 487, d, 9)
0.- Hace miles de años, 300 guerreros espartanos dieron su vida por Grecia. Eran atletas militares. Entonces, el altruismo era posible en la realidad, no sólo en la literatura. En el mundo clásico se luchaba para conseguir la excelencia; las metas eran el heroísmo, el honor y la gloria. Entonces la lucha tenía una valoración positiva; puede decirse incluso que era la espiritualidad misma. Luchar era rezar. El resultado era una lucha de alta intensidad que admitia el peligro máximo. En el mundo clásico, se ensalzaba la lucha hasta el infinito. Era el medio por excelencia e incluso el fin. No es concebible el heroismo sin lucha; sin el agon no se explica la cultura giega ni la romana. Lo valioso es arriesgado (Platon) y donde está el peligro crece lo que nos salva (Holderlin). Todo lo excelente surge de la lucha, del esfuerzo y de la voluntad.
El honor es uno de los más destacados ideales considerados excelentes en la época clásica. El honor siempres está relacionado con las virtudes porque el honor es el reconocimiento del comportamiento virtuoso. El honor está presente en su plenitud en la ILIADA y en el MAHABHARATA, y también en el Imperio Romano.
La excelencia se manifiesta en los tipos excelentes básicos: el héroe, el genio y el santo. A estos tres tipos de excelencia los estudiaemos desde el punto de vista del eje básico lucha-excelencia, implícito en todos los comportanientos extraordinarios.

Ianuarius, MMDCCLXI ab urbe condita

————————————————–

13>62.- EXCELENCIA – LUCHA

Vida, lucha y excelencia

Las distintas formas de la vida compiten por los recursos y sobreviven las que mejor lo hacen. Esta tesis no es sólo de Darwin y sólo aplicables a la génesis de las especies, también fue defendida por Ortega y Huizinga para explicar la diversidad de la cultura y el origen del Estado. La producción humana sigue siendo proliferación de la vida sometida a la lucha y al juego. El resultado es que la cultura no tiene su origen en la revelación divina ni en el consenso, sino en la competición; el Estado no tiene su origen en el contrato, sino en los deportes de combate.(1) (Huizinga, Homo ludens) y (Ortega, El origen deportivo del Estado).
La libertad creadora,caracteristica del superhombre, de Nietzsche, y a través de ella el superhombre genera nuevas formas. Simultaneamente, la vida es voluntad de poder y la voluntad de poder es lucha de fuerzas por el poder. No se trata de crear sin ningún peligro, sino de crear compitiendo.
La frase de Platon “Todas las cosas grandes son arriesgadas” apunta a la vez a la excelencia, a la lucha y a la aventura. Se refiere a las obras excelentes de los hombres, incluidas las transformaciones que hacen de sí mismos. Para lograr esto, el camino es el riesgo, elconflicto y la superación. La vida está hecha para la aventura.
Los textos de Heraclito sobre la guerra descubren de forma simbólica la composición del devenir, relacionan la lucha con la jerarquía: del resultado de la lucha surgen los dioses y los hombres, y entre éstos, unos son libres y otros son siervos. La excelencia nace del combate, los vencedores arriba y los vencidos abajo.
Griegos [p.14]

El agon es universal, especialmente en las culturas indoeuropeas, y entre éstas, en la Grecia clásica es una característica muy marcada. El agon, es decir, la lucha y la competición, es para Jacob Burckhart, una característica de la Grecia clásica. La tesis de la cultura agónica se completa  con el ideal de la excelencia. En la època arcaica se luchaba  por el honor y la gloria siendo la valentía la virtud principal.

Podemos  definir la excelencia como capacidad  o propiedad sobresaliente de una persona en algún aspecto valorado positivamente. Por ejemplo, la inteligencia, la valentía, la belleza (propiedad).  Luchar es una categoria básica de la vida. La competición, el juego y la aventura son inherentes a la vida. La paz absoluta no existe, la paz real es una competición de bajo nivel y la guerra es una competición de alto nivel; el resto de la vida fluctua entre estos dos extremos, la paz y la guerra.

En la mitología griega, el mundo surge de la lucha entre los titanes y los olímpicos. Los vencedores son los excelentes. La excelencia es el resultado de la lucha, el victorioso es asimilado a la luz y al bien; el vencido pasa a las tinieblas.  A través de los mitos heróicos  vemos el agon ligado a la excelencia. Los heroes son modélicos y consiguen la excelencia  venciendo en algún combate ó superando situaciones extremas. La agonía que conduce a la excelencia  es sacralizada por el mito. El mito es la fuente de legitimidad porque el origen divino se considera la auténtica realidad todavía no deformada.

Los rasgos de los aristoi (excelentes) son: valentia, fuerza, perfección de alma y de cuerpo y con mérito. No sólo es aristos el valiente en combate, también lo es el sabio consejero y el que tiene habilidades políticas en la asamblea. El código de honor era la norma a seguir; por el contrario, había que evitar el subterfugio de la murmuración, de la venganza y de la envidia contra los mejores.

El conocido fragmento de Heraclito sobre la guerra es explícito: “La guerra es el padre de todos, rey de todos: a  unos ha acreditado como dioses, a otros como hombres: unos como siervos , otros como libres” (21: DK B 53). El dicho de Heráclito extiende la estructura excelencia-lucha a todos los ambitos de la existencia. Nos encontramos ante una ontología del devenir fundada en el agon. La lucha no es sólo un modo de vida, es la realidad misma. El fragmento citado expresa una declaración de valores por contraposición: los mejores se orientan hacia el honor y la gloria, los demás se dedican a comer y dormir.

Bien conocido es el comportamiento de Diéneces en la batalla de las Termópilas. Cuando los persas se enfrentaron a los espartanos, un hoplita de Tractis dijo, lamentándose, que siendo tan grande el número de enemigos, sus flechas, al ser lanzadas, oscurecerían la luz del sol. Lo cual espartano Diéneces tomó como una buena noticia, y dijo: “mejor así, pues combatirémos a la sombra”.[p.21]

 

Mahabharata. Torneos y combates singulares [p.27]

En la mitología india, hay las mismas ansias de ganar y la misma pasión por el juego y por la gloria que en los griegos. A lo largo de todo el Mahanharata, hay una serie de combates singulares que expresan el agon y la excelencia. [p.27].
Romanos [p. 29]

En la Roma antigua y en la de la República se da primacía del Estado sobre el individuo. Con la crisis de la República y en el Imperio, degenera el comunitarismo aunque sigue siendo el hilo conductor. El modo de vida comunitario hace que la excelencia esté relacionada con  virtudes cívicas: patriotismo, autoridad, lealtad, fidelidad, piedad, decoro, respeto y nobleza.

En Roma, para el tratamiento de la excelencia hay que acudir a los conceptos de excellentia y dignitas. Excellentia significa superioridad y excelencia y se utiliza en relación con las personas.

La dignitas latina significa comportamiento moral ejemplar, tanto en la vida pública como en la privada, honor, magnificencia, magnanimidad y mecanismo generador de estructura social.  La dígnitas, por supuesto, también comprende los mismos significados que tiene el término dignidad en lengua española: excelencia, elevación y mérito (en 1ª acepción); decoro (2ª acepción); posición social alta (3ª acepción); cargos de autoridad y prestigio, tales como honores (4ª acepción). Tanto la dignitas como la dignidad incluyen un aspecto interior moral, de valor personal, y un aspecto exterior  de honor y consideración hacia la persona que tiene ese honor. El concepto dignidad está relacionado con la persona o con relaciones interpersonales no directamente políticos; el concepto dignitas está más relacionado con la vida pública y los cargos políticos.  La carencia de dignitas, por consiguiente, es la humillación o vejación que sufre una persona (ó, también, un grupo, un pueblo, una nación). [p.30].

 

 
Edad Media
Renacimiento
Ilustración
Romanticismo
Actualidad
Conclusiones
LA DIMENSION INDIVIDUAL DE LA EXCELENCIA
LA DIMENSION SOCIAL DE LA EXCELENCIA
————————

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s